Buscar en este blog

Cargando...

MAMA QUE TRABAJA EN CASA



Por Valeria, para todas las mamás que crían y trabajan en casa. 

Qué responde una mamá que se queda en casa ante la pregunta trabajas?: No, no trabajo, soy ama de casa y estoy criando o:  Claro! trabajo tiempo completo y las 24 horas si me necesitan: soy ama de casa y estoy criando....

Y que responde una mamá ama de casa en plena etapa de crianza que además tiene un negocio en casa?

AYU (www.babyayu.com) está liderado por mí: Valeria, una "mamá que trabaja en casa" y que tiene la fortuna de manejar los horarios holgadamente. El trabajo como "ama de casa" y como "empresaria en casa" es muy variado y versátil cuando los hijos son pequeños y cada día trae consigo una pequeña aventura: a veces suena el teléfono de AYU para solicitar un portabebés o algún otro producto al tiempo que mis hijos están jugando, gritando, pataleando o agarrando las cosas de mi escritorio. Yo contesto la llamada y del otro lado de la línea el cliente escucha sus voces infantiles. O me voy a otro lugar a atender la llamada pero mis hijos me persiguen por toda la casa... el cliente escucha sus voces infantiles. Una persona del otro lado de la línea me preguntó una vez si AYU era también un jardín de infantes. Por lo general ellos aprovechan para hacer sus pilatunas si me ven al teléfono como cuando quieren pintar y agarran mis hojas blancas para impresiones en vez de tomar las recicladas para sus dibujos infantiles.

En este trabajo, descubrí varias maneras de hacer coexistir un ambiente hogareño - laboral agradable: destino un horario diario en que dedico toda mi energía y planeo mis sesiones durante el tiempo en que mis niños están en el colegio, hacen una siesta o se acuestan a dormir. Si tengo trabajo estando con ellos, ya tengo acostumbrados mis oídos al ruido que hacen jugando a mi lado mientras realizo mis funciones (también al ruido de la aspiradora y a levantar los pies cuando la persona que me ayuda limpia el piso debajo de mi escritorio). 

Amamanto a mi pequeño al mismo tiempo que recibo pedidos, redacto algún artículo, reviso la contabilidad o hago inventarios. Los portabebés son muy prácticos para una mamá como yo que trabaja en casa  porque mientras me ocupo de mis labores el pequeño duerme allí la siesta confortablemente. Si voy al supermercado llevo a mi chiquito en su cargador y tengo reuniones de trabajo (si, en el suermercado!) o hago y recibo llamadas mientras tomo los víveres. También aprovecho los embotellamientos de las calles de mi ciudad para concretar negocios por celular.

He tenido algunos tropiezos, algunos simpáticos y otros no tanto. Una vez volé a otra ciudad a una feria con mi bebé y justo ensució su ropa con un pegajoso helado y luego la muda de repuesto se llenó de tanto popó que atravesó el pañal. Menos mal era una feria de bebés, el vecino de al lado me vendió una muda de ropa. En esa misma feria, yo llevaba todo el día esperando un cliente muy importante de otro país pero el evento del popó hizo esperar a tan preciado cliente y hasta que el pequeño no estuvo limpio y confortable además de alimentado (quiso pecho justo en ese momento) el pedido no pudo concretarse y el cliente tuvo que volver más tarde (regresó).

Pero una vez fui con mis hijos a un club de la capital en el que hago paradas estratégicas para reuniones de trabajo, baño o almuerzos (vivo en las afueras de la ciudad). La única zona que admite niños queda en un comedor frente a la cancha de squash donde me instalé con ellos para almorzar y alistar un despacho de portabebés que llevaría a una tienda. Dos funcionarias del club almorzaban tranquilamente en esa zona cuando el pequeño se puso a llorar, el mediano quiso ir al baño y la grande empezó a correr por las gradas. Me retiré para no molestar y llevar a mi hijo al baño pero se fueron detrás de mi diciéndome que además de no poder entrar al baño de adultos con niños (no hay baños de niños), no podía dejar los portabebés en las gradas y que con gusto ellas los retiraban de allí. Por mi amable contestación, ahora estoy citada a un comité disciplinario.

Si mi familia me necesita, estoy siempre disponible e interrumpo el trabajo para atenderlos. Para mí, la familia es lo más importante. Mi marido me ha brindado todo su apoyo y paciencia. A veces llega de trabajar justo cuando estoy en la mitad de algo laboral, entonces paro o intento terminarlo rápido para charlar sobre cómo nos fue en el día.

El horario de atención es "horario mamá", muy respetado por los clientes de AYU. Hoy por hoy se afianza la cultura de respeto al trabajo en casa, he llevado a mis pequeños a reuniones de trabajo y cada vez se ven más redes de apoyo para mamás que trabajan en su hogar.

Manejar un buen negocio, ser una buena mamá y llevar bien una casa presenta retos, sobre todo, cuando el compromiso de criar es una prioridad. Pero por sobre todas las cosas y en mi opinión, trabajar en casa puede ser mucho mejor que trabajar por fuera, máxime cuando tenemos una responsabilidad sobre nuestro negocio y la responsabilidad de mantener en marcha nuestros hogares. Ser ama de casa es un trabajo, ser una ama de casa que además trabaja en casa es un trabajo.... y por partida doble!

Imagen tomada de internet.

Parte del éxito en el apoyo a las nuevas familias se debe a quienes leen y hacen comentarios sobre los artículos de este blog. Queremos contar con tu opinión o tu historia para enriquecerlos! Son bienvenidos tus comentarios a continuación, en info@babyayu.com o en  http://www.facebook.com/ayuportabebes  gracias! 

1 comentario:

  1. Simplemente debo decirte que tu nota me a inspirado yo hace un año he comenzado tímidamente con un negocio desde mi hogar el que tenia suspendido desde hace tiempo pero esta nota me ha abierto los ojos si tu con 3 puedes yo con una sola debo lograrlo en verdad me inspiras me demuestras que se puede desde ya mil gracias.

    ResponderEliminar