Buscar en este blog

Cargando...

Dolor de espalda por cargar a tu bebé y otros problemas en la espalda

Portabebés AYU


El dolor de espalda y demás problemas en la espalda, muy corrientes en nuestros días, son motivo de consulta frecuente con los especialistas.  Cuidar a los pequeños implica poner a prueba la espalda porque van pesando más conforme crecen y los amamantamos, los transportamos cargados de un lado a otro, los cambiamos, los perseguimos cuando dan sus primeros pasitos, entre las muchas actividades del mundo grande de los pequeños. Fisioterapia, masajes, gimnasia, pilates, ejercicios de flexibilidad, yoga, natación, uso de portabebés y, en general, ejercicios de fortalecimiento de la espalda durante el embarazo y la crianza, son actividades comunes entre quienes sufren de estas molestias.

Por Valeria Calderón para Halison y para quienes sienten dolor de espalda y tienen bebés.

Y es cuando aparecen las contracturas en los músculos del cuello y la espalda causados, en la mayoría de los casos, por una mala postura al caminar, al pararse, al sentarse y desde luego, al alzar, cargar, cambiar, jugar, agacharse mal al hablarles y amamantar a los bebés.


Si tienes problemas de espalda, sean leves o serios por mala postura, puede ser que al cambiar los pañales, actividad que te lleva a inclinarte varias veces al día, si no cuentas con un cambiador (yo nunca lo utilicé porque me parecía que forzaban una postura que no era natural), tal vez quieras hacerlo frente en la cama, con la espalda recta y las rodillas en el piso mirando al frente de esta y el bebé cerca  para que no tengas que estirarte. Si tienes  contracturas cuando vas a alzar del piso al bebé, en vez de doblar la columna, es mejor flexionar las rodillas y dirigirte hacia el suelo para de esta manera, no hacer que el peso del bebé recaiga sobre la espalda sino sobre todo tu cuerpo. Aquí cabe resaltar el cuidado del piso pélvico y al alzar a tu bebé y durante el tiempo en que lo tengas cargado, protégelo manteniéndolo apretado o por lo menos trata de contraerlo justo en el momento en que levantas a tu pequeño, sobre todo si ya ha crecido y pesa.


Con mis tres bebés tuve tendinitis en mis muñecas por el repetido movimiento de alzarlos con los pulgares extendidos y separados del índice en vez de cerrarlos cuando los tomaba por debajo de sus bracitos (tarde me vine a dar cuenta). Tres largas y hermosas lactancias hicieron que tomara conciencia sobre las posturas correctas para amamantar como dar pecho acostada la mayoría de las veces o en un cómodo sillón o una mecedora que me permitiera apoyar los brazos y un banquito para subir mis pies los cuales fueron y han sido una maravilla. Tener a mi lado a los pequeños durante las jornadas nocturnas de amamantamiento la necesidad de levantarme fue muy bueno; el autoservicio de mis pequeños al pecho marcaron la pauta para que yo ni me diera cuenta cuantas veces se sirvieron durante la noche y mi espalda amaneciera agradecida. Y al hablarles a mis hijos o al jugar con ellos me agachaba de manera inapropiada doblando la espalda (muy posiblemente me hubieran visto como una mamá gigante si no lo hacía), luego descubrí que si me agacho flexionando las piernas como en cuclillas mi espalda no sufre. También hago ejercicios de estiramiento para fortalecer mis rodillas. Mis pies no se quedan atrás; para salir en "uniforme de mamá", uso cómodas zapatillas que me salvan de resbalarme con un niño en brazos y hacen muy agradables mis largos paseos. Por suerte previne muchos problemas de espalda usando a diario los portabebés AYU porque quienes cargamos a nuestros pequeños por largo tiempo necesitamos un cargador ergonómico y correctamente utilizado. Imagina si cargaras a tu bebé en tus brazos durante horas en un paseo! Y sin un portabebés!


Portabebés ergonómicos y dolores de espalda

Es muy enriquecedor compartir con los clientes de AYU sus inquietudes y charlar sobre los enormes beneficios de llevar en brazos a un bebé como por ejemplo el fortalecimiento del vínculo, la cercanía, el contacto, la calma que le da al pequeño estar cerca y el continuo movimiento que le otorga tranquilidad junto con el calor del cuerpo que permite que esté abrigado y continúe su crecimiento fuera del útero materno, beneficios estos que motivan a los padres adquirir un portabebés. Y cuando los cuidadores se refieren a los cargadores ergonómicos de AYU para llevar al bebé, los describen como fantásticos para que su espalda quede protegida. Algunos sienten que el utilizar portabebés ergonómicos de una manera correcta les ofrece un buen ejercicio para la espalda, la cual, notan cada vez más fortalecida con su uso. 

Precisamente recibí un comentario en el blog que me motivó a escribir este artículo en el que Halison, asidua usuaria de los portabebés desde el nacimiento de su niña que hoy tiene tres años, cuenta que sufre de serios problemas de columna y pregunta sobre una posición adecuada para que sus vértebras lumbares no quedaran presionadas. Los portabebés ergonómicos, además de imitar la posición de los brazos al cargar dan soporte si son utilizados correctamente.  Al llevar a mis pequeños en portabebés durante largas caminatas de manera correcta comprobé que pude ejercitar no solo los músculos de la espalda, también los del cuello, brazos, cadera, abdomen, en fin, todo mi cuerpo.

Cuando utilizamos un cargador de bebés correctamente, el peso del bebé queda repartido; es como si nuestro cuerpo experimentara una prolongación, es como si el pequeño fuera parte de nuestro propio cuerpo, lo cual nos permite llevar ese peso de manera cómoda. Un buen portabebés y una buena colocación, permiten que el bebé esté lo suficientemente ajustado sin que la tela presione los músculos de la espalda; por el contrario, podemos movernos con mayor libertad y no solo por tener las manos sueltas.

Lo ideal es empezar a usar portabebés desde el nacimiento, de esta manera logramos la confianza y comodidad que nos da su uso correcto y nos vamos adaptando poco a poco al peso del pequeño en crecimiento. Alternar las variadas posiciones que ofrece un cargador contribuye a no poner tensión en el mismo lado, por ejemplo, una bandolera o un Pouch permite colocarlas una vez en un hombro y otra vez en otro, lo mismo que en uno u otro lado de la cadera.

Si estás dando un paseo largo y tu bebé pesa unos cuantos kilos, tal vez te convenga utilizar un portabebés que equilibre el peso del bebé entre tu cadera y ambos hombros y hacer pausas en el camino. Las bandoleras de anillas o los Pouch de AYU son geniales porque son fáciles de guardar, poner y quitar y por lo general son aptos para todos los climas y muy versátiles; sin embargo, como el peso del bebé se reparte entre tu cadera y un solo hombro, tal vez quieras usarlos con un bebé pequeño si sales  por largo tiempo a caminar, porque lo disfrutarás con un bebé grande cuando quiera “subir y bajar”, amamantar o necesites hacer una diligencia corta o por ejemplo ayudarle a dormir cuando vas de visita o disfrutas de una cena en un restaurante. El fular elástico es fantástico para todo tipo de bebés, pero, dependiendo de la cantidad de elástico que lleve, un bebé mayor de nueve o  diez kilos que no esté bien ajustado con nudos de tres capas y durante un paseo corto puede hacer que tu fular se estire, siendo más funcional para un bebé grande un fular rígido, espectacular para caminatas largas, ya que el peso del pequeño queda mejor distribuido y no va a ceder. El Mei tai es perfecto para andar largo y ni se diga que placentero es caminar utilizando las mochilas ergonómicas. 

Los porteadores que sienten dolor de espalda deben utilizar su portabebés de manera que las vertebras lumbares tengan soporte y que las franjas queden lo suficientemente ajustadas para permitir un porteo cómodo. Si las franjas están sueltas y el bebé se apoya hacia adelante, todo el peso queda recargado en la parte de atrás y…. podrías tener problemas de espalda. 

Independientemente del tipo de cargador que uses, te puede funcionar tomar descansos con intervalos de veinte o treinta minutos cada dos horas de llevar al bebé en un portabebés. 

Si por algún motivo te duele la espalda en la manera en que un analgésico no te alivia o sientes dolores de espalda durante tiempo prolongado, es importante que consultes con el médico. Escucha las señales de tu cuerpo y tus limitaciones y desde luego, conoce los límites de peso para el uso que establezca el fabricante de tu cargador.

Tal vez quieras leer este magnífico artículo sobre el tema de la Red Canguro: www.redcanguro.org, de la que orgullosamente hacemos parte: 


Otros artículos relacionados:

Llevo a mi bebé en un portabebés; mi seguridad.


POR FAVOR LEE:

Aquí encontrarás instrucciones de uso de portabebés: 

FULAR
Posiciones adelante:

Posiciones a la cadera:

Posiciones a la espalda: 

Mei Tai:
     ¿QUIERES COMPARTIRLO? 
Parte del éxito en el apoyo a las nuevas familias se debe a quienes leen y hacen comentarios sobre los artículos de este blog. ¡Queremos contar con tu opinión o tu historia para enriquecerlos! Son bienvenidos tus comentarios a continuación, en info@babyayu.com o en: http://www.facebook.com/ayuportabebes ¡gracias!




5 comentarios:

  1. Muy buenas las recomendaciones!! yo he cuidado mi espalda y ya no me duele por el portabebé, pero tengo un problema y es que recién me inicio en el colecho "directo" porque mi bebé está en una etapa de despertarse demasiado durante la noche y es agotador tener que levantarme a darle de comer cada rato, pero las posturas para amamantar acostada me están matando el cuello! ¿me puedes dar alguna sugerencia?
    abrazos

    ResponderEliminar
  2. Hola por acá! Si! las almohadas! A muchas mamás les funciona esa postura sobre la noche porque solo se descubren el pecho, el bebé amamanta, casi no se despierta ninguno y no te das cuenta ni cuantas veces amamantaste. Una manera de dar pecho cómodamente acostada, es ponerse de costado con la cabeza descansando encima de una almohada. Luego poner nuestro brazo como almohada del bebé, concretamente colocando la cabeza del pequeño dentro de nuestro codo, entre más grande el pequeño más cómoda esta postura. Así, nuestra cabeza descansa en una almohada y la del bebé, que está frente a nosotros, descansa en nuestro brazo. Al terminar de un lado, no tienes que rodar con el bebé encima al otro lado para hacer lo mismo con el otro pecho, (claro que si lo haces solo pones al bebé encima tuyo y giras sin siquiera levantarte) sino que te mueves un poquito para cambiar de pecho y le pones el otro pecho para que amamante. Espero que estos truquitos te hayan servido; si quieres más información, quedo pendiente.

    ResponderEliminar
  3. Perfecto!! voy a probar esta noche y mañana te cuento como me fue!!!
    ;)

    ResponderEliminar
  4. Muy buenos consejos!

    La mujer no debería renunciar a la opción más saludable para el bebé, por culpa del dolor de espalda. A parte de practicar yoga o pilates, también es recomendable acudir a un quiropráctico para ajustar la espalda.

    Belén Torrejón,

    Responsable de atención al paciente de Quiropractic Group

    ResponderEliminar
  5. Ya lo logré!! =D almohadita para mi cabeza y lejos de la cabecita de juanito!! todavía está muy peque para que mi brazo sea su almohada ;)
    GRACIAS VALE!

    ResponderEliminar